Luna en casa 2

Primeramente se debe reconocer y estar al tanto que los planetas que se localizan en la Casa 2 se presentan en escenas materiales donde se tramita la sustancia propia. Es decir, el capital, los patrimonios y los bienes particulares. Veamos qué sucede cuando se ubica la Luna en casa 2.

La Casa 2 es la casa del “Yo tengo”, pues son los instrumentos de los cuales disponemos y que dependen enteramente de nosotros. Por ello, tanto el signo como los planetas que influyen en la Casa 2 están relacionados con la profesión. Así mismo, esta casa también habla de como vivimos los conflictos que provienen de un origen externo y nos indica nuestra forma de sobrellevar las impresiones y golpes fuertes de la vida.

La Luna en casa 2 y los aspectos materiales

La Luna en la casa 2 puede ser origen de desequilibrios en el contexto monetario o más específicamente en los ingresos, a través de una perspectiva que tiende a dar una vida colmada de giros y variaciones, causando cambios económicos. Además, expresa una posible relación con el arte o los niños a lo largo de nuestra carrera profesional.

Como contrapartida a la tendencia indicada anteriormente, las posesiones materiales suministran a estas personas una gran seguridad o sosiego. Este anhelo de seguridad las lleva a ser un poco reservadas o avaras a la hora de invertir el dinero, no obstante en ciertas ocasiones consiguen ejecutar grandes erogaciones carentes de razón, que únicamente siguen los impulsos del momento o los preceptos de su ilusión.

Por lo general, en estas personas hay una inclinación a manejarse en el contexto financiero con la guía del corazón y no de la mente; sus cambios de humor y vacilaciones internas median en su patrimonio y sus cuestiones monetarias.

Este contexto en el que se encuentra la Luna beneficia a las mujeres, la madre, la pareja o la familia, que en general logran asumir un papel preponderante en los ingresos o en el capital de estas personas. En ocasiones, les suministran un amparo en este ambiente.

La Luna en casa 2: sueños, pasado y sentimientos

En ciertas situaciones, son personas que disfrutan de su predisposición a existir en el mundo de los sueños, en vez de potenciar el sentido práctico y el realismo. Las cuestiones frívolas no son su fuerte y eternamente preexiste el riesgo de que su contexto material pueda ser débil y falto de firmeza, e inclusive en ciertos casos efímero y preocupante para su propia supervivencia.

La luna en Casa 2 incita al nativo a sentir la precisión y necesidad de rodearse de personas y escenarios que certifiquen su seguridad. Lo material no posee un precio por lo que ha costado, ellos estampan en los cosas un impuesto de valor sentimental.

Es decir, que una pulsera de oro o collar de brillantes que con mucho orgullo puede lucir una mujer con la luna en Casa 2, no será meritorio por el número de quilates, sino porque se lo obsequiaron en uno de los días más significativos de su vida.

Otro caso que podría ejemplificar el accionar de la luna en la segunda casa creando genuinos sentimientos es el valor extraordinario que estas personas le dan a cosas materiales aparentemente comunes, ya sea porque son parte de la herencia de sus abuelos o el regalo de un ser que ya no está. Todo lo maneja el sentimiento, teniendo el pasado un valor crucial.

ARTÍCULOS RELACIONADOS